Si eres amante de la “buena música” y buscas un plan alternativo a lo típico de acabar en cualquier antro o típico pub que sólo se escucha música comercial, Madrid ampara conciertos prácticamente todos los días de la semana.