El  movimiento punk aterrizó en España desde Inglaterra a finales de los años 70 como una explosión de sonidos, rebeldía y  protesta a la situación que se vivía en España en estos tiempos. Época de cambios que sucedieron con la transición a la democracia, a raíz de la muerte del dictador Francisco Franco en 1975.